Medio Ambiente

Nuevas tecnologías permiten asegurar que los vehículos diesel sean más limpios y menos contaminantes para el medio ambiente.

Una innovadora tecnología para reducir las emisiones, desarrollada en Reino Unido, ha llegado a España. En colaboración con grandes multinacionales, Driveline esta trabajando para reducir la cantidad de emisiones contaminantes en la industria del transporte y la logística.

Su proceso, que reacondiciona el sistema de control de emisiones tanto de turismos como vehículos pesados, reduce la cantidad de  emisiones al medio ambiente hasta en un 200%. La industria del transporte por carretera produce más del 20% del total de emisiones de carbón del país cada año. Driveline  trabaja para que estos índices se reduzcan drasticamente.

“El secreto, es un mantenimiento anual del Filtro de Partículas Diesel (DPF-FAP), CATALIZADOR, y válvula EGR  de cada vehículo”, comenta Rob Harley, Director General de Driveline en España. “Omitir el reacondicionamiento de éstos, año tras año, incrementa enormemente la huella de carbón de cada vehículo. Nosotros tenemos la capacidad de retornar a un estado de fábrica el sistema de control emisiones usando nuestro proceso patentado de última tecnología, el cual ofrecemos en un tiempo de entrega sin comparación.”

Driveline provee de un registro para el historial de mantenimiento del sistema de control de emisiones de cada vehículo, con un análisis en profundidad de la composición y la degradación de cada pieza, antes y después de su proceso. Esto  permite a  sus clientes tener la garantía y satisfacción de que la huella de carbón que producen es reducida significativamente.

“Ofrecemos un servicio rápido y de confianza, con garantía para cada servicio”, continua Rob Harley, “nuestra empresa ha crecido en Reino Unido gracias a la confianza de nuestros clientes, quienes obtienen excelentes resultados de un servicio sin comparasión con cada trabajo. Nuestro proceso es único, retornando cada pieza del sistema de emisiones a su estado de fábrica, lo que beneficia a nuestros clientes, además de reducir la huella de carbono de sus vehículos.

Driveline no solo reduce las emisiones de los vehículos, también reduce la cantidad de combustible que el vehículo necesita cada año. “Cuando un sistema de emisiones no recibe un mantenimiento regular, el motor debe trabajar aún más para  ofrecer el mismo rendimiento. Esto significa, que la eficiencia en el consumo de combustible se ve  drasticamente reducida durante la vida útil del vehículo, lo que no solo afecta al medio ambiente, en cuanto al consumo de combustibles fósiles, sino también a la economía del  propietario”, añade Rob Harley.

Driveline presume de ahorrar a sus clientes alrededor de un 40% en la factura de combustible cada año. Factor importantísimo que los gerentes de flota de toda Europa tienen en cuenta a la hora de trabajar en conjunto con ellos.

Además, están trabajando con nuevos clientes, quienes están preocupados sobre los cambios legislativos en los niveles de emisiones de vehículos y los cambios durante la ITV, que entrarán en vigor en Mayo 2018.

Driveline esta establecida en Reino Unido hace más de 15 años y está actualmente expendiendo sus operaciones en toda Europa.

Página web www.driveline.es  y contacto info@driveline.es .